Santo Tomás de Aquino

4 mayo, 2008

Tomás de Aquino nació entre los años 1225 y 1227 en la península itálica. Desde pequeño recibió educación religiosa en una abadía de su región natal.
En la cosmovisión tomista Dios aparece como el creador supremo del mundo, sin embargo él no lo gobierna directamente; dejando de esta forma actuar libremente a los hombres en las causas segundas, donde la vida práctica, la política y la filosofía se desenvuelven con relativa autonomía de los primeros principios.
En la visión tomista, partiendo de Dios ubicado vértice, todo está ordenado de arriba hacia abajo, en plena armonía.
Para Tomás existen dos formas fundamentales de conocimiento: una natural vinculada a la utilización de la razón a través de los sentidos, y otra espiritual (y superior) asociada a la fe que recibe los contenidos directamente de Dios.
Santo Tomás no ha escrito una obra específica sobre cuestiones políticas, ya que consideraba que ellas se encontraban al interior del desarrollo teológico. En consecuencias distingue distintos tipos de de leyes que son de extrema necesidad para la conservación del “orden común”.
En primer lugar establece que la ley superior es la Ley Eterna, que constituye el ordenamiento del mundo de acuerdo a la voluntad de Dios, y sirve como fuente para las demás leyes inferiores. El segundo lugar distingue a la Ley Natural que está grabada en la conciencia de cada hombre y es la cuota de participación que tiene cada criatura racional en la Ley Eterna. Luego, la Ley Humana, es la ley que regula los asuntos generales de los hombres, siempre respetando la ley de Dios, procurando establecer el orden social. Por ultimo, la Ley Divina, es la ley revelada que se encuentra en la Biblia y es interpretada por la Iglesia.
Para Tomás la justicia consiste en dar cada uno lo que le corresponde de acuerdo al derecho. A su vez la Justicia se divide en dos variantes: la justicia conmutativa, por un lado, que ordena las relaciones entre los particulares en la sociedad; y por otro lado, la justicia distributiva que regula las relaciones entre el poder público y los particulares, distribuyendo los bienes comunes entre las partes de acuerdo las peculiaridades de los sistemas políticos.
Para Tomás el Estado tiene su nacimiento en la necesidad sociales de los hombres.
Las tipologías de las formas de Estados sostenidas por el autor corresponden a la clásica clasificación de Aristóteles: gobiernos justos (Monarquía, Aristocracia y Democracia) y gobiernos injustos (Tiranía, Oligarquía y Demagogia). Empero, a diferencia de Aristóteles, Tomás se pronuncia a favor de la Monarquía como gobierno ideal, puesto que asocia el desempeño unitario del rey con la bondad del mandato único de Dios.
La tiranía, en la concepción más amplia, cuando los gobernantes el lugar del bien común el gobierno busca su propio bien, representa para Tomás el peor de los tipos de gobierno.

Libros recomendados:
Suma Teología
La Monarquía
Opúsculo sobre el gobierno de los príncipes

Sitios Web recomendados:

http://www.corazones.org/santos/tomas_aquino.htm

http://ec.aciprensa.com/t/tomasaquino.htm

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:KlV3phQY1DIJ:bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/clasicos/dri1.rtf+santo+tomas+clacso&cd=1&hl=es&ct=clnk&gl=ar&lr=lang_es

http://iuesta.galeon.com/enlaces761375.html


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.