Sociedad civil

7 febrero, 2010

En una acepción que actualmente goza de cierto consenso dentro de la ciencia política y que es utilizada en las contemporáneas teorías de la democracia,  se llama sociedad civil al conjunto de instituciones cívicas y asociaciones voluntarias que median entre los individuos y el Estado. Se trata de organizaciones que se configuran en torno a prácticas de interacción y debate relacionadas con la participación política ciudadana, la investigación, el trabajo y la fe, de tal forma que constituyen espacios de actuación claramente diferenciados respecto del Estado y del mercado.

Las Universidades, los colegios profesionales, las organizaciones no gubernamentales, las comunidades religiosas, entre otras, son instituciones de la sociedad civil. La función de las mismas –desde un punto de vista político – consiste en articular corrientes de opinión pública, de actuación y deliberación ciudadana que permita hacer valer las voces de los ciudadanos ante el Estado en materia de reivindicación de derechos y políticas públicas. Ellas buscan configurar espacios públicos de vigilancia contra la concentración ilegal del poder político y económico, de tal forma que así como al Estado le compete la administración del poder, a la sociedad civil le corresponde velar porque aquel no desarrolle políticas autoritarias, respete la legalidad y escuche las voces de los ciudadanos, de manera que entre la esfera estatal y la societal hay distinción y retroalimentación.

Por otro lado, la actividad crítica de las instituciones de la sociedad civil puede ponerle límites a las pretensiones de “lobbieseconómicos que busquen influir en el ámbito del Estado para imprimir en la legislación y en las medidas del Gobierno el sello de sus intereses particulares.

En un sentido importante, la sociedad civil constituye el lugar propio de la política activa en un sentido clásico, ya que configura el espacio desde el cual los ciudadanos participan –a través de la palabra y la acción – de la construcción de un destino común de vida.

Fuente: Gamio Gehri, 2004; Pavón Cuellar y Sabucedo Cameselle, 2009.

 


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.