Jean-Jacques Rousseau

Jean-Jacques Rousseau nace en Ginebra (Suiza) en el año 1712. Desde pequeño tuvo una vida errante, deambulando por distintos sitios de su país. Esta situación le impidió recibir una educación formal y prolongada.
Rousseau se desempeñó como profesor de música, copista de partituras y compositor de ópera. También escribió artículos de música. En 1750 obtuvo el primer premio de la Academia de Dijon con el ensayo “Discurso sobre las Ciencias y las Artes”
Su pensamiento político se condesa esencialmente en las obras “Discurso sobre el origen y fundamento de la desigualdad entre los hombres” y el “Contrato Social”. En dichas presentaciones se ven reflejados los principales aspectos y aristas del pensamiento de la Ilustración.
Sus concepciones políticas tributan (al igual que Hobbes y Locke) a la vertiente Contractualista a la hora explicar el origen del orden social y político. Sin embargo, propone tres momentos en el esquema de representación de esta corriente. Ellos son: el estado de naturaleza, la sociedad civil y la república; constituyendo una ampliación del planteamiento dicotómico estructurado por Contractualismo.
En el “Discurso sobre el origen y fundamento de la desigualdad entre los hombres”, Rousseau describe el estado de naturaleza de los hombres, donde los individuos son amorales y viven en perfecta libertad, alcanzando la felicidad en armonía. Empero, cuando los hombres alcanzan el segundo estadio, la sociedad civil, aparecen problemas y conflictos vinculados a la propiedad privada y a la división social de trabajo. De esta manera la sociedad civil se convierte en un momento oscuro en la vida de los hombres; en donde priman las desigualdades, las injusticias, y el egoísmo como forma de vida.
Para Rousseau los hombres poseen derechos naturales, como la libertad y la igualdad; y con el fin de preservarlos ellos pactan uniéndose con otros hombres y conformando una comunidad que garantice sus derechos.
A raíz del Pacto nace la Voluntad General que es el basamento de la soberanía popular, entendida como la decisión general de todos los hombres de la sociedad en pos del bien común de la comunidad. La Voluntad General para Rousseau reside en el pueblo a diferencia del poder que lo detenta el gobierno. Siendo así esencialmente el gobierno una institución que pone en prácticas las leyes sancionadas.
Por ultimo el autor define a la Voluntad General, emanada del pueblo, como: Inalienable, indivisible, infalible, absoluta y perpetua. De esta forma se muestra a favor de los gobiernos democráticos, sobre todo en las pequeñas comunidades (al estilo de su Ginebra natal).


Libros recomendados:
“Discurso sobre el origen y fundamento de la desigualdad entre los hombres”

“El contrato Social”

“Emilio”

Páginas Web recomendadas:

La república legítima y el orden político en Rousseau

Voluntades (des)encontradas
De Rousseau al Federalista: en busca de un terreno común
Rousseau y la búsqueda mítica de la esencialidad