Karl Marx

Karl Marx nació en Tréveris (Alemania) en el año 1818. En su juventud estudió en las universidades de Bonn y Berlín, doctorándose finalmente en Filosofía en la Universidad de Jena en 1841.
Las elaboraciones teóricas de Marx se las suele clasificar en dos grandes grupos: las obras de la juventud, que versan especialmente sobre cuestiones filosóficas; y las obras de la madurez, que atienden a cuestiones referidas a la economía y a la política.
Su producción intelectual está íntimamente ligada, tanto a su filiación al Socialismo Internacional, como a la evolución del movimiento obrero organizado de su tiempo.
El pensamiento político de Karl Marx es indisociable de sus criterios económicos y sociales, sobre todo de su postura crítica hacia la sociedad capitalista.
Para el autor el modo de producción (base económica), que contiene en su interior a las relaciones de producción y las fuerzas productivas, va a condicionar el andamiaje cultural, políticos e ideológico de toda la sociedad. Por lo cual, al modo de producción capitalista, que se asienta sobre las relaciones sociales de propiedad privada de los medios de producción, le va a corresponder un tipo de Estado (burgués), que se encuentra orientado a defender los privilegios de la clase propietaria. De esta forma, en el modo de producción capitalista, Marx distingue, principalmente, dos clases sociales: una capitalista centrada en la propiedad de los medios de producción; y otra proletaria que sólo cuentan con su fuerza de trabajo como propiedad. Así, las clases sociales, determinada por la separación entre propietarios de los medios de producción y proletarios, condicionan la conciencia y la voluntad de los sujetos que componen sus filas.
Asimismo la cultura dominante, estudiada en tanto forma de alienación, será la portadora de los valores de la clase propietaria. Así en la “Ideología alemana” sostiene que las representaciones que se hacen los hombres de sí mismo corresponden a la inversión de una realidad jalonada por el desarrollo de las fuerzas productivas y el impulso que éstas le confieren a las distintas sociedades a través del tiempo.
En consecuencia, el verdadero cambio social será a través de la superación del modo de producción capitalista por los propios oprimidos. Por ello éstos, primero deberán quebrar sus “realidades” alienadas por el sistema capitalista mediante la lucha revolucionaría y lanzarse a la conquista del aparato del Estado. En consecuencia, para Marx el Estado moderno, en tanto organización política, será siempre concebido un elemento de opresión, esencialmente de una clase sobre la otra.


Libros recomendados:
“La ideología alemana y otros escritos”
“Manifiesto del partido comunista”
“El 18 brumario de Luis Bonaparte”

Páginas Web recomendadas:

Crónicas marxianas de una muerte anunciada
Archivo Marx – Engels
La teoría marxista hoy
Por el necesario (y demorado) retorno al marxismo