antonio-gramsci

Antonio Gramsci nació en el año 1891 en Ales, ciudad ubicada en la Isla de Cerdeña (Italia). Cursó sus estudios medios en Caligari. Inició sus estudios universitarios en la Facultad de Letras de Turín, lugar donde existía de un ambiente intelectual y social de efervescencia, clima que lo indujo a involucrarse en la vida política mediante la militancia en el Partido Socialista italiano, devenido luego en Partido Comunista Italiano.
Tuvo una vida turbulenta caracterizada por una ferviente militancia revolucionaria y oposición al régimen fascista que se instala en Italia a partir de 1922; cayendo preso por largos años a partir de 1927 debido a su condición de opositor.
El pensamiento político de Gramsci se encuentra disperso en una serie de artículos y publicaciones que por un tiempo considerable permanecieron oculta para el estudio de los investigadores y especialistas. Sus principales reflexiones políticas fueron elaboradas durante su prolongada detención, de manera que buena parte de concepciones políticas cardinales aparecen condensadas en los “Cuadernos de la Cárcel”, una serie de 33 artículos que fueron publicados luego de su muerte por el Partido Comunista Italiano en formato de libros.
Su pensamiento fue rescatado por una serie de académicos que se apropiaron de algunos conceptos nodales de sus elaboraciones, como: la idea de Hegemonía, la situación actual de los partidos políticos y papel de los intelectuales en la organización de la política, entre otras tantas reflexiones.
Gramsci, como pensador tributario a la corriente marxista, concebía a la sociedad divida en dos grandes clases con intereses antagónicos; empero la incorporación del concepto “Hegemonía” le permitió ampliar la idea de dominación de clase elaborada por Karl Marx. Así, la idea de Hegemonía va involucrar igualmente la dominación de una clase sobre la otra, pero ampliando su alcance en tanto proceso complejo, que opera no sólo sobre la estructura económica y la organización política de la sociedad, sino además, específicamente, sobre el modo de pensar y sobre las orientaciones teóricas en un momento preciso de la historia. Es decir como un sistema profundo de creencia que llega a contener en su interior al campo de la moral y de la cultural de una sociedad determinada.
Gramsci también dirigió su mirada sobre el espacio político que ocupan los Intelectuales en la organización social. Dicho enfoque deriva directamente de la importancia que tiene para él el problema de la Hegemonía. En efecto, la Hegemonía se establece (y se refuerza) cuando la sociedad cuenta con cuadros intelectuales asignados para difundir la ideología de la clase económica y políticamente dominante. Al mismo tiempo ellos también son los le confieren a dicha clase la conciencia de sí misma y de su propia función, otorgándole homogeneidad y cohesión.
El partido político moderno representa para Gramsci el elemento principal para llevar adelante las transformaciones sociales deseadas por el Socialismo. De tal manera, el partido es la expresión de un proceso colectivo, de una voluntad colectiva que tienden hacia un fin político determinado, promoviendo la integración de los individuos en su seno. Por ello concibe al partido como el creador una voluntad colectiva, que luego debe expandirse hacia totalidad la sociedad nacional. De esta forma, la conquista de Estado por parte de las clases subalternas es la guía que orienta a todos sus postulados teóricos; puesto que ésta se debe concretar en el campo de la Hegemonía, dominado por la figura del intelectual, el cual para lograr los objetivos revolucionarios debe revelar la finalidad establecida colectivamente por el Partido Político.


Libros recomendados:
“Los Intelectuales y la organización de la cultural”
“Notas sobre Maquiavelo”
“El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce”

Páginas Web recomendadas:
http://www.gramsci.org.ar/

http://www.marxists.org/espanol/gramsci/

Gramsci, lector de Maquiavelo