Se entiende por reforma del Estado al conjunto de acciones que tienden a una redefinición de las reglas de juego y de las fronteras funcionales que enmarcan las relaciones entre aquel y la Sociedad. Se trata de transformaciones muy profundas en las cuales predomina lo jurídico y lo financiero y cuyos resultados son  inmediatos. Los cambios que caracterizan a este proceso, a diferencia de la reforma administrativa, trascienden la esfera estatal y abarcan al conjunto de la sociedad. Por lo tanto, una  reforma del estado conlleva también una reforma de aquella.  A este tipo de Reformas se las conoce como de primera generación.

Fuente: Groisman, 1986;  Oszlak, 1997.