Según una definición canónica, se entiende por política a la aspiración a participar en el poder o a influir en la distribución del poder entre distintos Estados o, dentro de un Estado, entre los distintos grupos humanos que éste comprende. De esa forma  se señala que quien hace política, aspira al poder, ya sea al poder como medio al servicio de otros fines (egoístas o idealistas) o al poder por sí mismo, para gozar del sentimiento de prestigio que aquel da. En referencia por ejemplo a una política pública, se sostiene que la política es quién obtiene qué, cuándo y cómo. De forma más amplia, puede decirse que la política es una actividad lúcida y reflexiva, que en una sociedad produce cuestionamientos y significaciones.

(Para ver la diferencia entre actividad política y ciencia política, ver el Artículo ¿Qué es la Ciencia Política?)

Fuente: Castoriadis, 1997, Lasswell, 1935, en Abal Medina, 2010; Weber (1919), 2007