Se entiende por publicidad política o marketing político a aquella herramienta persuasiva que permite a los candidatos a cargos públicos comunicar a los electores su pretendida superioridad sobre sus oponentes. Se trata de elaborar un mensaje que se dirige a los electores escogidos como “blanco” con base en una investigación previa realizada con una metodología específica. Dicho mensaje  se caracteriza porque está controlado en todos sus aspectos para influir en los votantes y porque se transmite por medios masivos de comunicación, como Radio, Televisión e Internet.

Se evita hablar de “propaganda”, dado que dicho término ha sido asociado con el nazismo y en general, con los regímenes totalitarios, por lo tanto se prefiere utilizar la expresión “marketing” o “publicidad política”.

Fuente: http://www.ciudadpolitica.org.