scan073

Ante todo, debés tener presente que tu formación te capacita para desempeñarte en contextos de cambio, siendo esta una característica de nuestro tiempo, y teniendo que desarrollar tus actividades a veces en distintos roles y lugares de trabajo. La carrera te prepara además para un contacto laboral enriquecedor tanto con otros colegas como así también con miembros de otras profesiones (abogados, psicólogos, economistas, médicos, trabajadores sociales, ingenieros, etc.)

En los casos de trabajo interdisciplinar, te verás atravesando las fronteras de la politología sin llegar a disolverlas, poniendo en diálogo los marcos conceptuales que te brinda tu disciplina con los de otros profesionales, fomentando un clima de cooperación, mutuo respeto, y aprendizaje.Así entonces, como politólogo, es importante que tomes conciencia de que los ámbitos en loscuales te podrás desempeñar son muchos y diferentes entre sí. Sin embargo, cada uno de ellos

demandará que lo recorras con lo mejor de vos como profesional, asumiendo cada responsabilidad y desafío con dedicación.El cientista político dispone de varios caminos que podrás recorrer en tu desempeño laboral:

1)La investigación

. Elegir este camino significa vincularte con algunos de los diferentes circuitos

académicos que se dedican a buscar nuevos saberes y a producir nuevas ideas [1]dentro de la

disciplina. Está a disposición el sistema de becas que brindan los organismos estatales como el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET, www.conicet.gov.ar),la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (www.agencia.gov.ar), las universidades nacionales,extranjeras y

fundaciones (como, Carolina, www.fundacioncarolina.org.ar, Fulbright, http://www.fulbright.edu.ar , etc.). En estos sitios podrás dedicarte a investigar sobre algunos de los temas importantes para la Ciencia Política. Por ejemplo, en la actualidad, algunos politólogos se dedican a abordar los problemas de eficacia y eficiencia en el funcionamiento de las burocracias estatales; las tendencias delegativas en la democracia y la debilidad en materia de rendición de cuentas por parte de los funcionarios; la relación entre partidos, organizaciones,

poderes y niveles de gobierno en los procesos de reforma del Estado; los análisis sobre la estructura federal y las diferencias interprovinciales; las manifestaciones electorales; las formas de protesta social; las teorías de los juegos; el neo institucionalismo; por nombrarte algunos.[2]

2) La docencia.Optar por recorrer este camino demandará que lo hagas con un especial espíritu crítico, tratando de fomentar el debate y la reflexión creadora

[3]sobre las diferentes teorías y problemáticas de la Ciencia Política, tanto con los alumnos como con los colegas docentes.Deberás tomar en cuenta, además, las propuestas pedagógicas más acordes para la enseñanza y divulgación de la disciplina. Como politólogo podrías dar clases de Teoría Política, Análisis Político,

Análisis del Discurso Político, Sociología Política, Teoría de la Administración Pública y Análisis de Políticas Públicas, por nombrarte algunas materias. Los niveles educativos institucionales para ejercer la docencia son los establecimientos de enseñanza media, terciaria, y universitaria.

3) La Administración Pública, la gestión o la actividad legislativa. Si te interesa seguir por este sendero y recordás lo que te contábamos al comienzo sobre el ambiente permanentemente cambiante en el cual te vas a tener que desempeñar, además de trabajar en la administración vas a poder desempeñarte profesionalmente para la administración[4]. Con eso queremos decir que

podrás insertarte en forma permanente en algunas de las administraciones estatales (ya sea nacional, provincial o municipal) o también puede ser que te vincules laboralmente con ellas mediante contrataciones temporarias como asesor en temas específicos (participación ciudadana, reformas administrativas, etc.). Uno u otro trabajo podrá consistir en[5]: programar campañas de sensibilización social (por ejemplo, la necesidad de construir una obra pública, armar la convocatoria de voluntarios para difundir la prevención de enfermedades, etc.); participar del diseño, la implementación, el monitoreo y la evaluación de políticas públicas, planes, programas y proyectos, indicadores de satisfacción de servicios públicos; realizar estudios sobre grupos específicos (vejez, juventud, marginados, etc.); intervenir en la mediación y resolución de conflictos; participar en la planificación urbanística, por sólo nombrarte algunos. También, dentro

de la administración pública, una salida laboral que el cientista político puede explorar y para la cual se haya bien formado, es el servicio diplomático[6], al cual se ingresa profesionalmente a través del Instituto del Servicio Exterior de la Nación (ISEN, http://www.isen.gov.ar). En este organismo podrás adquirir la formación específica para llegar a desempeñar funciones dentro de la Cancillería

o en alguna representación fuera del país (ante naciones o ante organismos internacionales).

El Poder Legislativo (a nivel nacional, provincial y municipal) es propicio para los politólogos, desempeñándose como asesores de los legisladores en materia de elaboración de proyectos de ley u ordenanzas, asistiéndolos también en el debate parlamentario.

4)Consultoría.Como futuro profesional también podés escoger este camino, en el cual podrás realizar como consultor, los siguientes trabajos [7]: análisis electorales o sondeos de opinión pública; marketing político para estructuras partidarias y gubernamentales; análisis sociopolítico de los medios de comunicación; asesorar a organismos estatales y a organizaciones no gubernamentales (ONG ́s) en áreas como el manejo de bases de datos, la dirección y coordinación de actividades, brindar asesoría en temáticas como educación, salud, crecimiento urbano,

vivienda, derechos humanos, desarrollo y cooperación, marginación, ocupación, medio ambiente, por nombrarte a algunos.

5) Sector privado.Como cientista político vas a poder insertarse en las empresas y contribuir con ellas en trabajos como [8]: mejorar la organización en su funcionamiento;modificar la imagen institucional; introducir o participar de procesos de planificación estratégica; realizar investigaciones de mercado, de tendencias, de cultura organizacional; elevar la comunicación empresarial; por

mencionarte algunos. Si bien el desempeño en el sector privado todavía no es un camino muy transitado en la Argentina[9](como sí lo es en Europa y EE.UU.), constituye una salida laboral en crecimiento.

Afortunadamente, en la vida profesional se puede elegir ir por uno u otro camino e incluso transitar dos o más al mismo tiempo.Esperamos que la información que te brindamos aquí te aporte mayor claridad y ojalá te encontremos viajando junto a nosotros.

 

[1]Abal Medina, J., (2006): El rol del cientista político. Revista Nueva Época, AÑO 4, N° 5,Facultad de Ciencias Sociales UBA, Buenos Aires, Julio. p 118.

[2]Leiras, M.; Abal Medina, J. (h); D’alessandro, M. (2005):La Ciencia Política en Argentina: El camino de la institucionalización dentro y fuera de las aulas universitarias. Revista de Ciencia Política, Volumen 25, Nº 1.Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago. pp 80-81

[3]Rivas Leone, J. A.,(2002):La politología: Retos y desafíos.Revista de Ciencias Sociales.Universidad de Zulia, Maracaibo. Enero/ abril, Volumen VIII, Nº 001. p 54

[4]Díaz, A., (s/f):Salidas profesionales: ¿para qué vas a estudiar Ciencia Política? Área de Ciencia Política y de la Administración. Universidad de Burgos.Disponible en:http://www2.ubu.es/derpri/ciepola/ paginaparaquevas/salidasprofesionales.pdf. p 2-resaltado propio-.

[5]Díaz, A., ob. cit., p 4

[6]Abal Medina, J., ob. cit., p 119

[7]Díaz, A., ob. cit., p 4

[8]Díaz, A., ob. cit., p 4

[9]Abal Medina, J., ob. cit, p 119